“If you wish to make an apple pie from scratch, you must first invent the universe.”
Carl Sagan.

 

(Menos mal que alguien ya había inventado el universo cuando nosotros quisimos crear LANIAKEA Management & Communication)

 

Y del Big Bang surgieron…

 

Óscar Huertas

Óscar Huertas
Alma de músico, mente escéptica, cuerpo adaptado al frío y curioso, muy curioso.
Es bioquímico especializado en biología molecular (Máster en Biotecnología Agroforestal, Universidad Politécnica de Madrid y cuasi-doctor en Biología Molecular y Microbiología, EEZ-CSIC). Ha trabajado como educador de museo en el Parque de las Ciencias de Granada, escribe en blogs de divulgación, pertenece a la asociación Hablando de Ciencia desde donde ha sido el coordinador del evento “Desgranando Ciencia”. Redactor de post, guionista de documentales, radio y podcast.
Destaca por sus capacidad de coordinación y organización de eventos, capaz de sacar lo mejor de cada persona de su equipo, paciente, trabajador, eficiente.
Puedes consultar su cv completo aquí.

 

Ana Tamayo

Ana Tamayo

Contadora de historias, admiradora de la creatividad, amante del sol
y viajera incansable.
Es periodista especializada en comunicación científica (Máster de Periodismo y Comunicación de la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente, Universidad Carlos III de Madrid). Cuenta con más de once años de experiencia en el campo de la comunicación, habiendo trabajado en empresas del sector público y privado.
Destaca por sus habilidades interpersonales, capacidad de adaptación, eficacia y polivalencia.
Puedes consultar su cv completo aquí.

 

La evolución sigue su camino con nuevas incorporaciones…

 

Irene Castillo

Irene Castillo

Soy licenciada en Biología por la Universidad de Granada y acabo de cursar el Máster Universitario en Análisis, Conservación y Restauración de Componentes Físicos y Bióticos de los Hábitats (si, un título difícil de recordar) que imparte la Universidad de Jaén.
A mitad de licenciatura me dieron la beca del Parque de las Ciencias en la que los estudiantes pasan a ser las personas que atienden al público, y ¡BINGO! Ahí se abrió un nuevo mundo aún más bonito, el de poder transmitir tu pasión, el de poder ver las caras de asombro de los niños y la emoción de los padres, lo cual no deja de llenar a cualquier divulgador día a día. Y desde entonces me dedico a estar en contacto con el público. Ya son más de siete años en los que he podido disfrutar divulgando la ciencia que aprendí en las aulas y la que se va aprendiendo a diario, porque sí, nunca se termina de aprender (por suerte).